Peru

Cuerpo de Paz Perú

CD photo

Palabras de nuestro Director Nacional

A principios del 2020, comenzamos a conocer los reportes de un nuevo virus identificado en China. Ahora, un año después, nos cuesta recordar cómo era la vida antes de las mascarillas, el alcohol y el distanciamiento social. Tanto para los peruanos como para los estadounidenses, el COVID-19 ha dejado huellas que marcarán el resto de nuestras vidas. Sin duda, en los años venideros, se estudiará cómo fue la pandemia del 2020 y cómo los gobiernos del mundo reaccionaron ante tal inesperado suceso.

El 15 de marzo del 2020, la directora de Cuerpo de Paz anunció la difícil decisión de evacuar a todos los Voluntarios del mundo para su regreso a los Estados Unidos. Esa misma noche, informamos a los 187 Voluntarios, en las diferentes regiones del Perú, que debían salir de sus comunidades con urgencia. De este modo, se pudieron movilizar rápidamente y llegaron a los puntos de consolidación antes de que las restricciones de transporte, anunciadas por el gobierno, entraran en vigencia.

Debido a la premura de la evacuación, muchos Voluntarios no pudieron despedirse de su familia anfitriona y contrapartes, y llegaron a Lima para ser trasladados en vuelos de repatriación gracias al apoyo de la Embajada de los Estados Unidos, el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio del Interior y la Policía Nacional del Perú dentro de los primeros días de la emergencia.

A partir de ese momento, el equipo de Cuerpo de Paz aprendió a trabajar desde sus casas, como muchas personas en el Perú y alrededor del mundo. Nos acostumbramos a las reuniones virtuales, a veces conectándonos desde el celular o sin video cuando la conexión no era buena. Enfrentamos muchos retos profesionales y personales, pero seguimos adelante. Trabajamos con los Voluntarios que habían sido evacuados y que habían tenido que cerrar su servicio de forma repentina e inesperada. También, mantuvimos la comunicación con socios que habían quedado sin el apoyo de sus Voluntarios y con las familias anfitrionas que guardaron las pertenencias que los Voluntarios no pudieron llevar consigo.

En septiembre del 2020, Cuerpo de Paz lanzó un programa piloto de servicio virtual en nueve países, incluyendo Perú. Trabajamos con seis organizaciones para elaborar descripciones del servicio virtual y logramos reclutar exvoluntarios para trabajar con estas seis organizaciones. Ellos se comprometieron a apoyarlas por un tiempo de doce semanas desde octubre hasta diciembre. Esta primera fase fue todo un éxito, tanto así que cuatro de los seis Voluntarios participantes se comprometieron a extender su servicio. Además, Cuerpo de Paz decidió continuar esta nueva modalidad con una segunda fase de este programa a principios del 2021 con la participación de incluso más países. En esta oportunidad, Perú volvió a ser uno de los países participantes, con cuatro puestos de servicio virtual.

A pesar de la notoria ausencia de Voluntarios en las comunidades a inicios del 2021, Cuerpo de Paz sigue promoviendo la paz y la amistad en el Perú y en el resto del mundo. Por ahora, nos enfocamos en realizar este trabajo a través de las oportunidades virtuales y las importantes relaciones entre el personal de Cuerpo de Paz, los socios, las familias anfitrionas y los demás miembros de las comunidades donde hemos trabajado.

En la actualidad, con una mayor disponibilidad de vacunas en los EE. UU., la sede central de Cuerpo de Paz ha iniciado el plan de retorno de Voluntarios a nivel global y se espera que los primeros de ellos estén retornando a los países anfitriones antes del fin de este año. Cuerpo de Paz Perú está planeando recibir voluntarios cuando sea seguro para todos nuestros Voluntarios, nuestro personal, así como nuestras contrapartes, familias anfitrionas y otros miembros de las comunidades.

Con esperanza,

Stephen A. Church, Director Nacional

Descarga Informe Anual 2020