Jump to Content or Main Navigation

Paul D. Coverdell World Wise Schools

Paul D. Coverdell World Wise Schools

This content is available in English Print

Un Día Rural en Honduras

Spanish Translation

Region
Central America and Mexico, Honduras
Type
Personal Essay

Algunas personas pueden encontrar la vida en un pequeño pueblo de Honduras algo monótono y aburrido. En una cultura donde la mayoría de la gente vive como vivieron sus padres y abuelos antes de ellos – excepto que claramente ellos ven más TV- la gente se demora más en aceptar nuevas ideas y nuevos estilos de vida. De hecho, la mayoría de Hondureños comen la misma comida para el desayuno, almuerzo y comida todos los días de su vida – frijoles y tortilla, otra vez, otra vez y otra vez.

Aunque mi horario es usualmente ocupado y se me dificulta predecir en donde estaré en dos horas, me gustan las rutinas diarias. Yo se que todas las tardes a las dos, me voy a encontrar con mi vecina Doña Hilda en su cocina, con los brazos sumergidos hasta los codos en una olla de acero gigante con leche tratando de formar su queso casero en una bola para poder exprimir todo el líquido. También se que todas las mañanas a las 9:30, voy a oír a don miguel gritando "PRENSAAA! TORTILLA CALIENTE!" anunciando que está en las calles vendiendo la prensa diaria.

La Mañanita

En la mayoría de áreas rurales – y del mundo me imagino- el día empieza y termina con el sol. La mayoría de la gente esta despierta y activa desde las 6.00 de la mañana, los agricultores de hecho comienzan desde las 4.00 de la mañana. A las 6.00 de la mañana, yo escucho los camiones, las gallinas, los perros, las vacas y la propaganda familiar nacional en la Radio América viniendo de diferentes casas. Aunque no necesito levantarme tan temprano, me he ajustado al horario y ahora realmente disfruto mi tiempo en las mañanas haciendo yoga, lavando ropa y oyendo los muchos cantares de los pájaros en mi patio. Estoy impresionada con lo mucho que puedo alcanzar a hacer antes de las 9.00 de la mañana. Más o menos a las 7.00 de la mañana, la mayoría de la gente se toma un café súper dulce con un pan dulce hecho en casa como un preparativo para el desayuno. Hoy, en lugar de hacer el desayuno en casa, me fui a la casa de mi vecino por un licuado de aguacate que es una bebida de textura gruesa dulce hecha de leche y aguacate.

En el verano, a veces los plomeros del pueblo cortan los servicios de agua a diferentes vecindades determinadas con el fin de asegurarse que todo el mundo tenga agua al menos unas horas al día. Así que en las mañanas, también lleno mi pila o balde de almacenamiento con agua para el día.

Hoy alrededor de las 9.00 de la mañana, me fui de la casa a la alcaldía a dejar unos documentos para el alcalde relacionados con el sistema de agua. Espero que el alcalde tome pasos a seguir para poder avanzar en el proyecto, pero yo lo dudo. Nadie aquí parece tener un sentido de urgencia o necesidad por completar los proyectos tan pronto sea posible. Una diferencia muy grande entre la vida en los Estados Unidos y Honduras, es que aquí nadie tiene afán. Hay un dicho popular que dice, "Hay más tiempo que vida". Comparado con nuestros dichos "el tiempo es dinero" ó "desperdiciar el tiempo", yo prefiero el punto de vista hondureño.

La mayoría de la gente toma su desayuno a las 9.30 de la mañana - tortillas, frijoles y huevos, ó una empanada que es una tortilla frita con queso, calabaza ó jamón por dentro. Entre las 9 de la mañana y el medio día son las horas más importantes del trabajo. A veces visito las escuelas y las comunidades rurales para darles clases cortas, ó voy a la oficina local de organizaciones sin ánimo de lucro, ó compro vegetales y comida. En la mayoría de los hogares no hay comida extra, ni kit de emergencias, ni señales de planear algo más que la siguiente comida. La gente solo compra lo que necesita para el día, en parte porque no tienen suficiente dinero para comprar grandes cantidades, y en parte porque todo el mundo puede comprar en las tiendas de la esquina, en lugar de ir en carro a un súper mercado.

El Tiempo de Almuerzo es Sagrado

El almuerzo es la comida más importante del día, y todo el mundo está en su casa con su familia entre el medio día y las 2.00 de la tarde. Las tiendas las cierran y las calles quedan vacías. Por la tarde, las tiendas abre de nuevo y la gente vuelve a trabajar, aunque a un paso mucho más lento que en la mañana. Mis horas favoritas son entre las 4.00 de la tarde y las 7.00 de la noche cuando el trabajo pesado del día, ya se haciendo tortillas o en el campo, se ha terminado. El aire se enfría, el viento empolvado se acaba, y la gente se sienta en los andenes al frente de sus casas a hablar con sus vecinos.

No hay un día típico en Corquín, excepto por decir que lo típico es que todos los días están llenos de pequeñas sorpresas. Ayer estaba de mal humor, tratando de tomar una siesta, cuando la hija del vecino toco mi puerta con un afiche enmarcado de Mickey Mouse para mí. En la casa de esta niña no hay afiche ni fotos en las paredes, ni siquiera hay sillas de decoración. ¿Cómo hizo esta niña para darme este afiche? Todos los días es algo así. Solo me hace recordar que la gente que tiene menos da más.

Todos los días aprendo más de lo que mis vecinos más valoran simplemente viéndolos pasar el tiempo. Aprendí que para ellos conversaciones y conexiones con la gente son mucho más importantes que el trabajo. Eso si es importante, aprender a vivir y disfrutar el momento así no sepas con que vas a comprar la comida de mañana. Siempre hay momento para una conversación acompañada por una taza de café. 

World Wise Speakers

Invite a Peace Corps volunteer into your classroom to share what it's like to live a global life by sharing stories, cultures and knowledge.